Las mejores cremas para la cara según tu tipo de piel

Antes de plantearse cuáles son las mejores cremas para la cara, lo primero es conocer tu tipo de piel y, de esta forma, elegir la crema facial más adecuada a ésta. Se pueden establecer cinco grandes categorías, con diferente comportamiento y necesidades, donde agruparemos los diferentes tipos de piel del rostro:

  • Piel normal
  • Piel seca
  • Piel mixta
  • Piel grasa
  • Piel sensible

¿CÓMO IDENTIFICAR A QUÉ CATEGORÍA DE ESTE GRUPO PERTENECE MI PIEL? Si puedes consultar con un experto o con tu dermatólogo, podrá informarte adecuadamente del tipo de piel que posees para, de esta forma, elegir de entre las mejores cremas para la cara la que te conviene más a ti. En cualquier caso a continuación os damos, a grandes rasgos, las características que suelen reunir los diferentes tipos de piel:

Piel normal La piel normal presenta una textura suave, regular y carente de imperfecciones muy visibles. Si no notamos la piel especialmente tirante, sobre todo al despertarnos, ni tampoco detectamos restos de grasa cuando pasamos un pañuelo, podemos catalogar de forma general nuestra piel como normal.

Piel seca Si sentimos que nuestra piel es tirante al despertarnos, áspera, débil, con tendencia a cuartearse o descamarse, y necesitamos generalmente una nutrición e hidratación intensa para que ofrezca un estado óptimo, podemos catalogarla como piel seca.

Piel grasa En el caso de que nuestro rostro aparezca brillante y con un tacto aceitoso fruto de una excesiva producción sebácea, entonces estamos ante una piel grasa. Esta piel normalmente sufre de problemas de impurezas y, sin embargo, padece menos el fastidio de las arrugas.

Piel mixta Si en tu rostro se combinan zonas donde la piel es seca junto con otras donde la piel es más grasa (especialmente en la denominada “zona T”, de barbilla, frente y nariz), entonces estamos hablando de un rostro de piel mixta.

Piel sensible La piel sensible sufre ante los cosméticos con presencia de sustancias químicas agresivas, así como en las agresiones externas, ya sea de frío, calor, contaminación, etc. La piel entonces se altera presentando rojeces, picor, irritación.

 

¿CUÁL ES LA CREMA MÁS ADECUADA PARA MI TIPO DE PIEL? En función del tipo de piel del rostro esta demandará unas u otras necesidades. Para saber cómo escoger las mejores cremas para la cara, debemos seleccionar nuestra crema facial de forma que se adapte a nuestra tipología de piel ya que, de otra manera, podemos causarle un deterioro y nuestra piel se puede ver perjudicada. Siguiendo la misma clasificación indicada anteriormente, podemos definir de forma general las características que deberán poseer las diferentes cremas para el rostro:

 

  • Para piel normal: Si no tienes necesidades especiales de hidratación, puedes empezar a utilizar una crema hidratante básica a partir de los 30 años. Para una edad menor, con una crema humectante puede que te resulte suficiente.
  • Para piel seca: Utiliza una crema facial que aporte una intensiva hidratación y nutrición. Debes diferencia entre las cremas hidratantes o las cremas humectantes. Una crema humectante sólo humedece la piel a un nivel más superficial, resultando adecuada para los más jóvenes o para las pieles con menores exigencias en este aspecto. Sin embargo, una crema hidratante actúa a un nivel más profundo aportando una hidratación más intensa.
  • Para piel grasa: Aplícate una crema o fluido hidratante con pocos lípidos. Lo ideal es que posea una textura ligera para que se absorba con facilidad ya que, de lo contrario, el resultado podría ser una tez muy grasienta. Ojo con algunas cremas o lociones con alcoholes que aparentemente secan la piel eliminando la grasa, pero que a la larga provocan que la piel genere más lípidos para compensar y aparezcan los odiados granos. Al contrario de lo que se piensa, las cremas con los aceites apropiados equilibran la piel grasa y evitan la formación de impurezas.
  • Para piel mixta: Debido a que el cutis presenta zonas de piel grasa (barbilla, nariz y frente) y otras de piel seca, lo adecuado es emplear un tipo de crema diferente para cada región. Una de textura ligera para la zona T, y otra que aporte más hidratación y nutrición en las zonas más secas de la piel.
  • Para piel sensible: Si posees una piel delicada o sensible, estarás acostumbrada a que ni las mejores cremas para la cara pueden ser válidas para ti. Para evitar que la piel sufra una reacción negativa ante el uso de una crema, lo ideal es usar cosmética natural con ingredientes respetuosos para la salud, con un efecto calmante, como por ejemplo la caléndula. Cada piel es un mundo, y no todas las cremas sientan igual a diferentes personas, por lo tanto es necesario elegir con criterio y buscar cuál es la que más se adapta a tu dermis, especialmente en el caso de que seas propensa a sufrir reacciones alérgicas.

CONSEJOS FINALES

Una vez visto cuáles son los criterios básicos a la hora de elegir las mejores cremas para la cara según el tipo de piel, también es preciso mencionar que resulta importante la forma en la que se aplica. Es conveniente una limpieza previa del cutis y, si masajeamos el rostro al aplicar la crema ayudaremos a mejorar la circulación sanguínea optimizando la asimilación del producto. Incluso un masaje posterior a la aplicación puede ser positivo de cara a su absorción. Recordar calentar las manos previamente a los masajes. ¿Y tú qué tipo de piel tienes? Para todo tipo de cutis, en Vitaesencia puedes encontrar las mejores cremas para la cara de cosmética natural, elaboradas con ingredientes saludables y respetuosos para la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámanos sin compromiso